Colectivo de Intervención Fotográfica

RSS Página Facebook Twitter

Protestas contra el G20 en Alemania
Welcome to Hell, motherfuckers!

La Cumbre del G20 en Hamburgo fue escenario de las protestas más intensas de los últimos años en Alemania. Una manifestación de más de 80 mil personas coronó lo que fueron cuatro días de manifestaciones, bloqueos, acciones descentralizadas y ataques directos al capital y su policía.

Fotografías por Libertinus
Licencia: Creative Commons

“Bienvenidos al Infierno” fue el lema elegido por los colectivos anticapitalistas para su protesta del jueves 6 de julio. La intensa represión policial, las distintas prohibiciones y la elección de una de las ciudades emblemáticas de la izquierda autónoma alemana como anfitriona del G20, convirtieron la cumbre en un infierno.

Veinte mil policías, helicópteros, decenas de tanquetas y carros lanza agua no pudieron controlar la situación. Las manifestaciones, legalizadas o no, fueron masivas y reprimidas con especial violencia. Más de 500 policías heridos fueron reportados, 186 detenciones, tiendas saqueadas, coches incendiados por toda la ciudad, barricadas y ataques a bancos y edificios de corporaciones.

Pero no todo fueron disturbios durante la primer semana de julio en Hamburgo. El miércoles 5 un desfile de cerca de 20 mil personas marchó por las calles céntricas al ritmo de música electrónica sin registrarse incidentes. También se realizaron "critical mass" (manifestaciones en bicicleta), performances multitudinarias y acciones de denuncia como la que hizo Greenpeace al tomar el río Elba con embarcaciones.

La mañana del viernes 7, miles de personas se sumaron a los bloqueos. El puerto de Hamburgo fue bloqueado por unas horas y el centro de la ciudad, tomado por distintos frentes impidieron el ingreso de los delegados a la zona roja, espacio bajo fuerte control policial y militar donde se desarrolló la cumbre del G20.

El sábado miles de personas llegaron de todo el país para participar de la manifestación “Solidaridad sin Fronteras”. Más de 70 mil manifestaciones recorrieron de forma pacífica la ciudad desde el centro al barrio de Sankt Pauli. Donde un gran escenario amplificó la voz a decenas de representantes y alojó conciertos durante todo el día.

El estadio del equipo local Sankt Pauli, famoso por su definición antifascista y su hinchada antisistema, albergó parte de la infraestructura de las protestas, permitiendo dormir cerca de 200 personas, la cocina popular antifascista y el centro de prensa alternativo en sus instalaciones.

La reunión del G20 en Hamburgo 2017 será recordada como el día que Alemania mostró su verdadera cara, su falsa democracia quedó en evidencia con el Estado de excepción impuesto para estos días. Donde la libertad de manifestación y la libertad de prensa fue restringida. Donde la represión nada tuvo que envidiar a países como Turquía, tan cuestionado por la democracia europea.

También será recordado como un triunfo para el movimiento anticapitalista, que mostró su fuerza y determinación desbordando al enemigo.

Publicado el 13 de julio de 2017
Etiquetas: , , , ,

Hospedado en:

ourproject.org

Bajo licencias:

Creative Commons

Desarrollado con:

SPIP 3.1.4