Colectivo de Intervención Fotográfica

RSS Página Facebook Twitter

Concentración frente a la embajada de Guatemala en Montevideo
No fue el fuego, fue el estado

El 8 de marzo, mientras en Uruguay y en el resto del mundo miles de mujeres marchabamos al grito de “somos las nietas de todas las brujas que nunca pudieron quemar”, el hogar para niñas Virgen de la Asunción en Guatemala ardió en llamas.

Fotografías por Hiparkía , Túpac
Licencia: Creative Commons

Más de 40 niñas y adolescentes que estaban encerradas en una institución estatal dependiente de la Secretaría de Bienestar Social murieron. La responsabilidad del estado es clara. No fue un accidente, fue un crimen de estado.

Niñas y adolescentes que se atrevieron a denunciar y organizarse contra el hacinamiento, los abusos físicos y sexuales a los que eran sometidas en el hogar diariamente, fueron mantenidas bajo llave mientras el hogar ardía.

A más de 500 años de las quemas de brujas que iniciaron la expropiación de nuestros cuerpos, los estados cómplices de la violencia patriarcal siguen quemando mujeres y niñas que se atreven a luchar por sus derechos o alzar sus voces. La violencia patriarcal sigue ejerciéndose amparada por los estados a lo largo de todo el mundo, sistemáticamente, como forma de control de nuestros cuerpos y nuestras subjetividades.

Pero frente al dolor y la rabia, la organización y la respuesta. La solidaridad y la acción.

Esta tarde frente a la embajada de Guatemala en Montevideo,un grupo de feministas autoconvocadas, se concentró en repudio al estado feminicida que a 8 días de la masacre se mantiene hermético acerca de las responsabilidades sobre el encierro y el incendio.

Mientras figuras de cartón servían de siluetas para dejar marcado frente a la embajada el signo de los cuerpos de las niñas que fueron masacradas en el incendio, nuestras voces se alzaban cantando “No eran calladitas/ y eso no gustó/ luchaban por sus derechos y el estado las quemó”,ante la indiferencia de los funcionarios de la embajada que sin diálogo y con gestos provocativos desestimaban la acción,incluyendo el intento de fichaje de una funcionaria de la embajada que además de filmar y fotografiar la acción, con insultos agredía a las que estábamos presentes.

“No fue el fuego, fue el estado patriarcal el que asesinó a las niñas en Guatemala” decía el cartel colgado frente a la embajada. A minutos de irnos del lugar, el cartel fue descolgado y un empleado mandatado a barrer los restos de carbón que visibilizaban el feminicidio.

Las siluetas de los cuerpos y los nombres de las niñas desaparecidas durante el incendio iban siendo barridas una a una, pero la consigna “tocan a una, tocan a todas” insiste en ser más que una enunciación para transformarse en solidaridad y acción, para hacer visible que estamos juntas, que ninguna agresión quedará sin respuesta y que nuestros cuerpos no se violan, ni se matan, ni se queman.

Comunicado de Feministas autoconvocadas.

“Movilizadas salimos a la calle, juntas, llenas de rabia y dolor en repudio al estadio feminicida, patriarcal y capitalista que nos condena a una vida de miseria y resignación.

Este 8 de marzo se vuelve a repetir la historia, mujeres que alzan su voz y se atreven a denunciar abusos y torturas, son condenadas a muerte. Otra vez, como en 1908, quienes nos quieren obedientes y sumisas transforman nuestra vida en cenizas.

Nuestro más profundo repudio a los hechos ocurridos en el “Hogar seguro Virgen de la Asunción”, donde más de 40 niñas murieron quemadas y otras tantas se encuentran gravemente heridas.

Nuestra más sincera solidaridad con estas compañeras, que protestaban por los abusos, violaciones y las horrendas condiciones que soportaban día a día; y con sus familiares que claman por justicia.

QUE NUNCA MÁS SE REPITA!
QUE EL FUEGO CAMBIE DE BANDO!

Feministas autoconvocadas.

Publicado el 17 de marzo de 2017
Etiquetas: , , , , , ,

Hospedado en:

ourproject.org

Bajo licencias:

Creative Commons

Desarrollado con:

SPIP 3.1.4