Concentración de vecinas, vecinos y vecines de Ciudad Vieja
Justicia para Andrés. No queremos ser mas esta humanidad.

A Andrés lo prendieron fuego mientras dormia. Una persona anfro en situación de calle. Cientos de vecinos, vecinas y vecines de Ciudad Vieja marcharon desde Peréz Castellanos y Piedras hasta Fiscalía, para repudiar el horror y exigir justicia para Andrés.

Fotografías por rebelArte
Licencia: Creative Commons

A Andrés lo prendieron fuego mientras dormia. Una persona anfro en situación de calle.
Cientos de vecinos, vecinas y vecines de Ciudad Vieja marcharon desde Peréz Castellanos y Piedras hasta Fiscalía, para repudiar el horror y exigir justicia para Andrés, en un emotivo encuentro con la fuerza de los tambores latiendo

Esta es la convocatoria que sus vecinas, vecinos , vecines y diversos colectivos del barrio hicieron circular para encontrarse hoy al final de la tarde: En la madrugada del miércoles algún malnacido que odia a los pobres y a los más vulnerados, hizo lo que no pocos en este país piensan que es la solución a este problema, prendió fuego una persona mientras dormía en la calle. A Andrés lo veíamos todos los días en la vuelta. Es un vecino del barrio como cualquier otro, solo que le falta techo. Triste paradoja en un barrio donde lo que sobran son casas abandonadas. Este jueves nos concentramos en el lugar donde pretendieron matarlo, Piedras y Perez Castellano a las 18:30 horas para marchar hasta Fiscalía para pedir que se esclarezca inmediatamente esta cobarde agresión y se haga justicia. No podemos aceptar pasivamente este hecho criminal que desnuda el odio y el desprecio que tienen algunos por los pobres, por los más vulnerados. Justicia para Andres!

Este horror se configura en la intersección entre los discursos de odio, la aporofobia y el racismo:

El pobre necesita menos, sabelo
Escuché en la radio... Harvard publicó un paper con datos sobre la aprobación y rechazo social del consumo de bienes según la clase socioeconómica del consumidor. La adquisición de un mismo bien se califica de distinta forma, dependiendo de quién sea el consumidor; los sectores más bajos tienen menor aprobación de consumo, sea un celular, sea alquilar una casa cerca del lugar de trabajo, sea polenta orgánica. Se ve con malos ojos que el pobre gaste plata. Chocolate por el paper, Harvard.
Para las clases más bajas el consumo siempre puede y debe ser menor, porque el pobre necesita menos, y las clases altas necesitan más. Ya lo dijo Lacalle Pou hace tiempo, cuando le consultaron si donaría parte de su sueldo presidencial, respondió que no, que tenía un nivel de vida que debía conservar. Y ya lo dijo Zitarrosa: "mire amigo disculpe, no se moleste, no tomo nada. Ando muy mal comido y si tomo un vino me da por pelear".
El gobierno uruguayo habló de un malgasto en el programa de alimentación de la escuela pública, y llegaron a proponer que la comida sea "sólo para los niños que verdaderamente la necesitan", tirando por la borda el comedor escolar como espacio de igualdad y encuentro, convirtiéndolo en un sitio (más) de distinción económica. Luego aclararon que mantendrán el programa de alimentación, me importa un culo, todo esto deja bien en claro dónde se pone la mira para "ajustar los números". En simultáneo se viraliza, anecdóticamente, un video de la hija de la Alonso, mostrando los baños en suite y los vestidores de su guaranga casa. Puede sonar adolescente recordar ese videito, me importa un culo, tanta violencia normalizada agota.
Harvard, Zitarrosa y Lacalle indican que la norma social espera del pobre "que se ubique" y adecue sus necesidades y demandas a las que puede permitirse en este sistema inmundo. ¿Y si en vez de pensar miserablemente en los cigarrillos que se compran o no se compran con la tarjeta del MIDES nos concentráramos en las obscenidades reales? Ingenua ella.

No queremos ser mas esta humanidad. Justicia para Andrés.

Publicado el 17 de julio de 2020
Etiquetas: , , ,