"En tiempos de rebeldía, despatriarcalizamos la vida"
Huelga Feminista - 8M 2020

Una vez más la marea feminista desbordó las calles del país y el mundo. La Coordinadora de Feminismos del Uruguay convocó este año a la movilización bajo la consigna "En tiempos de rebeldía, despatriarcalizamos la vida".

Fotografías por rebelArte
Licencia: Creative Commons

Este año, desde Rebelarte nos propusimos abordar este tiempo de rebelión abierto por por los feminismos, acompañando a diversos colectivos y agrupaciones (Minervas, ¿Dónde están nuestras gurisas?, Profes feministas, Murga Cero Bola, mujeres de Bellas Artes y Bloque antiracista) en esta jornada de lucha. En sus preparativos, encuentros previos y despliegue estético para ir juntas y juntes a la marcha.

Compartimos esas imágenes y la proclama de la Coordinadora de Feminismos leída ayer colectivamente. Porque queremos cambiarlo todo, porque las calles son nuestras y las llenamos de lucha, de alegría y de goce. El entramado feminista también le dijo NO a los discursos del miedo y sus prácticas.


Proclama de la Coordinadora de feminismos que se leyó en forma colectiva en la movilización:

Somos compañeras, nos hermanamos y tejemos desde las luchas que
desplegamos en múltiples territorios y espacios. Sin importar la edad nos
encontramos y abrazamos, nos cuidamos y nos damos fuerza. Somos parte de una
historia. Somos las guardianas ancestrales de los territorios. Somos memoria y
somos un presente en rebeldía.

Somos un entramado de resistencias que se teje a lo largo y ancho del país frente a
la avanzada fascista, patriarcal, misógina, racista y capitalista que se expande en
nuestro continente, orquestada desde las alianzas militar, financiera y
fundamentalista, que redoblan las jerarquías y las violencias.

Somos las que estudiamos, trabajamos en nuestras casas y fuera de ellas.
Permeamos cada rincón con nuestros feminismos. Somos las libres, las
encerradas, las locas, hemos roto cautiverios y recuperado las calles.

Despatriarcalizamos las formas de maternar y cuidar! Transformamos la culpa
en rebeldía. Queremos infancias y crianzas libres. Queremos maternar y cuidar
desde el deseo, con el desafío de cambiarnos a nosotras para cambiarlo todo.

Despatriarcalizamos la justicia y seguimos poniendo freno a la avanzada
punitiva! Sigamos pensando una justicia en clave feminista.

Despatriarcalizamos la vida! Paramos, dejamos de producir, consumir y
obedecer. Queremos tiempo para cuidarnos entre nosotras y nosotres, para
hermanarnos. Queremos viviendas dignas para el desarrollo de una vida plena y
gozosa. Queremos echar andar nuestros deseos. En medio de tanta precarización
seguiremos día a día tejiendo estrategias para hacer andar la vida.

Despatriarcalizamos las fronteras! Todas somos migrantes. ¡Las migrantes
existimos y resistimos!

Despatriarcalizamos los encierros! Reivindicamos ser libres, decidir por nosotras
y nosotres, gozar nuestra sexualidad sin miramientos y tener voz. Nos
encontramos, resistimos y quebramos los encierros.

Despatriarcalizamos nuestras cuerpas y nuestro goce! Denunciamos la
desaparición de mujeres, niñas, adolescentes y cuerpas feminizadas en manos de
las redes de trata y explotación sexual.

Despatriarcalizamos nuestra sexualidad! Confiamos en lo que sentimos y
deseamos. Si decimos que no es no. Estamos y seguiremos construyendo espacios
seguros. Sigamos rompiendo el silencio. ¡Ante la violencia machista autodefensa
feminista!

Despatriarcalizamos los territorios! El modelo desarrollista y extractivista
genera la expropiación y deterioro de espacios, urbanos y rurales. Somos los
paisajes que habitamos, somos el agua que bebemos y la comida que nos nutre.
Seguiremos luchando y practicando nuevas formas de vincularnos con la
naturaleza, de vivir y habitar el territorio y nuestros cuerpos-territorios.

Despatriarcalizamos la vida! Denunciamos la violencia especista social que
desaparece, viola, usa, explota y tortura a las demás especies.

Despatriarcalizamos el arte y la cultura! Creemos en el arte como un estado de
encuentro y en una cultura feminista que abandona lo complaciente, y da lugar a
una creatividad incendiaria que hace temblar al patriarcado.

Despatriarcalizamos la vida! Alzamos nuestra voz una vez más por las
compañeras asesinadas, desaparecidas, torturadas. Resistimos ante todo discurso
odiante, biologicista, capacitista, moralista, fundamentalista y excluyente. Sin
travas, trans, travestis, transexuales, lesbianas, tortas, bisexuales, compas no
binaries y cuerpas feminizadas no hay huelga. ¡Nuestro derecho a ser sigue siendo
urgente!

Despatriarcalizamos la educación, nuestras prácticas, escuelas, liceos y todos
los espacios socioeducativos. ¡Construir una educación no sexista y feminista es
nuestra urgencia! Ante el pacto patriarcal que abusa y violenta a toda las
generaciones nosotras tejemos complicidades y creamos alianzas insólitas.

Despatriarcalizamos y desrracializamos la vida! Denunciamos las múltiples
discriminaciones y violencias que vivimos todos los días. ¡Sepan que donde
habitan nuestros cuerpos habita la lucha antirracista!

En cada militante asesinada, en cada protesta criminalizada y reprimida
desarrollamos nuestras propias formas de luchar, de comunicarnos, de circular
información sin el filtro conservador y sin mediación patriarcal. Nos reinventamos en
la lucha y sentimos la experiencia de libertad. ¡Nadie le suelta la mano a nadie!

Durante estos años hemos sido capaces de entretejer nuestros saberes, voces y
sentires. Ensayamos una escritura y lectura colectiva desde el deseo de hacer y
pensarnos juntas y juntes. Confiamos en nuestra política feminista y en nuestra
fuerza. ¡Mantengamos abierto nuestro tiempo de rebeldía! ¡Seguimos desplegando
y tejiendo luchas por vida digna y gozosa en todas partes!

¡Feminismos en las calles, las casas, las camas y en todas partes!
¡Viva la Huelga feminista!
¡Viva el 8 de marzo!
COORDINADORA DE FEMINISMOS DEL URUGUAY

Publicado el 9 de marzo de 2020
Etiquetas: , , ,