rebelArte

Colectivo de Intervención Fotográfica

“Ésto no es libertad”
Ser pasto verde e intervenir desde las pintadas callejeras

El arte callejero se dice de muchas maneras. Las calles están teñidas de grafitis, y pintadas. Nos cruzamos cotidianamente con escritos y murales que muchas veces nos pasan desapercibidos… Sin embargo, otras veces son los muros los que nos recuerdan que “el arte está en nosotros” como una resignificación constante de un medio de expresión, muchas veces bastardeado pero vigente.

Fotografías por Chinita
Licencia: Creative Commons

Vivimos en plena urgencia del imperativo de la comunicación… muchas veces no importa qué decir sino sólo el hecho comunicar…

Sin embargo, en algunas paredes de Montevideo, encontramos murales que nos hacen detener la mirada y nos interpelan… Aquí encontramos un ejemplo… registrando el trabajo de un muralista de Montevideo…

Yo pinto en la calle

Pastoverde es su seudónimo y este apodo surgió porque realmente quería ser pasto verde… dicho en sus palabras “por mi odio a los humanos, quería ser pasto verde, para que me comiera una vaca, que luego me cague, volverme así cucumelo…. Que alguien me coma para al fin.. No ser nada. Este odio a la sociedad con el tiempo se ha amainado… y ahora ese odio es más definido que antes y es el desprecio al consumo. Ese odio es… por la destrucción que generamos los humanos a los demás humanos, a la naturaleza. Es odio a la injusticia social”.

A sus 30 años, Pastoverde nos cuenta que nació en un entorno de carencias, familiares y materiales, y que siempre eso mismo le repercutió en cómo se mueve, en su forma de vivir y sentir. Su primer mural lo pintó cuando tenía 19 años en el complejo habitacional dónde vivía en el año 1999, con pinceles y pintura de zapato que encontró. Después la gente le empezó a regalar más pinturas y pinceles. Y así siguió pintando…

Pintó murales no sólo en Montevideo sino también en San Gregorio de Polanco, en Tacuarembó y en el departamento de Rocha. También realizó murales en Buenos Aires, en el Centro Cultural desde el Pie, y en la cuidad de Córdoba, en una casa ocupada llamada las Gatas. Llegó a Brasil, y realizó dos pintadas en el barrio Tristeza en Porto Alegre y también en Santa Catarina. Él mismo no se llamaría artista, sino un interventor callejero. Porque busca interferir en lo que la gente ve, piensa, siente… Artista sería por su manejo técnico, en su sentido literal, no semántico… Lo interesante para él es “usar lo que tenés a mano para decir lo que pensás”. Actualmente vive en un asentamiento entre la Teja y Nuevo París y trabaja en la construcción como peón y vendiendo frutas y verduras en la feria de su barrio. También produce y vende artesanías tallando madera, como medios de subsistencia.

Murales que dicen mucho…. Más…

Pastoverde nos cuenta: “las cosas que viví me hicieron valorar el compartir con otros, el respeto, la solidaridad. La anarquía la veo como un puente, no como un fin en si mismo. Lo importante es ahondar en las cosas. La sociedad te impone comportarte de determinada manera, y esto no es libertad. La democracia como estado libre, es una mentira. Pienso para los demás lo que yo quiero para mi”.

Con su expresión callejera, él busca que la sociedad sea más creativa, más crítica, para que ciertas cosas no se mueran….desde el generar algo mejor. Nos dice: "Del carácter de cada persona depende ser mas o menos consecuente con sus ideas a la hora de actuar".

“Nos usan. Legitiman el arte callejero sacándolo de su lugar natural”.

Según Pastoverde, “pintar en la calle se ha convertido en un medio de consumo más. Porque te puede contratar una empresa cualquiera, Nike por ejemplo, para pintar para sus eventos, y fotos … Otro ejemplo es el Ministerio de Educación y Cultura… que ya hizo un encuentro de grafitis, y para mi eso es meter en una caja, en un pseudo museo a las expresiones callejeras artísticas. Y mucha gente que hace cosas muy buenas colaboran con todo esto, sin tener en cuenta el potencial social crítico de lo que hacemos. No me interesa eso de trabajar para una empresa, lo critico, así como a la gente que no le importa para quién pintar, buscan fama y hacer plata. Eso es venderse, traicionar el espíritu callejero, tal cuál lo veo yo...”

Publicado el 7 de noviembre de 2010
Etiquetas: ,

Hospedado en:

ourproject.org

Bajo licencias:

Creative Commons

Desarrollado con:

SPIP 3.0.7