rebelArte

Colectivo de Intervención Fotográfica

Contra de la violencia doméstica

"Cada 9 días muere una mujer por violencia doméstica. Puede ser tu vecina, tu amiga, tu misma". En la tarde del viernes 4 de mayo feministas autónomas realizaron una performance contra la violencia doméstica en la Plaza Libertad frente a la Corte de Justicia.

Fotografías por Libertinus
Licencia: Creative Commons

Comunicado de Las Decidoras

La seducción, el acoso, la muerte...

Si esta situación resulta violenta, cuánto más violenta es la realidad. Lo que acabamos de representar es una situación que muchas mujeres vivimos. No la queremos callar o negar porque esto sería ser cómplices.

¿Quién no conoce una amiga, una vecina o familiar que se encuentra en situación de violencia doméstica?

Esto no es una suma de casos aislados, cada uno de ellos específicos. Esta sociedad patriarcal –capitalista produce y reproduce las desigualdades y necesita la violencia para sostener esas relaciones de poder. Por eso decimos que explotadores, golpeadores, torturadores, son eslabones de la misma cadena que sostiene la opresión.
Las mujeres, por el rol que se nos adjudica, somos las principales depositarias de esta violencia.

Quizás la expresión más brutal de ésta es la muerte, que es la que los medios de comunicación utilizan para hacer sensacionalismo y vender, naturalizando y legitimando esta situación. Existen otros grados de violencia, los golpes, los insultos, los maltratos verbales, y otros más invisibles, como la descalificación por nuestras ideas, la discriminación por nuestras opciones diferentes, la discriminación en nuestros ámbitos de trabajo, la censura por no cumplir con los requisitos que la sociedad nos exige como mujeres.

Esta misma sociedad que invisibiliza esta violencia bajo el manto de lo privado, poniendo delante nuestro una pared que nos dice: “acá no se pasa, este no es tu problema, es un asunto privado, no te metas” . El no meternos significa avalar esta situación sin entender que estamos así aceptando y reproduciendo toda relación de poder y violencia en el seno de la sociedad.

Cuando nos acostumbramos a que la violencia se ejerza sobre el más débil en el ámbito privado, nos acostumbramos también a aceptar el ejercicio del poder en lo público.

Si aceptamos que un hombre, porque tiene el poder, violente a una mujer, aceptamos que todo aquel que detente el poder pueda golpear al que es más débil –el rico al pobre, el blanco al negro, el patrón al obrero, el armado al desarmado-.

Convencidas de que la igualdad de las mujeres -que se traduce en una total ausencia de agresión sexista-, no se dará por añadidura, de la mano de ninguna institución o normativa legal, para lograrse deber ser querida y construida por las propias mujeres en el ejercicio de su propia autoorganización.

LAS DECIDORAS – FEMINISTAS AUTONOMAS

Para comunicarte con nosotras: lasdecidoras@hotmail.com

Publicado el 5 de mayo de 2007
Etiquetas: ,

Hospedado en:

ourproject.org

Bajo licencias:

Creative Commons

Desarrollado con:

SPIP 3.0.7